Publicado: 30 de Abril de 2016 a las 09:48


Todo el mundo puede comprar un buen jamón de bellota, pero no todo el mundo sabe cómo servir y comer este magnífico producto gourmet. No es una cuestión difícil pero en estas instrucciones básicas está la diferencia que te permite disfrutar mejor de este magnífico manjar. Síguelas al pie de la letra y escríbenos en comentarios si tienes alguna duda.


1. Mantener en la temperatura adecuada: el jamón se debe guardar, cortar y comer a temperatura ambiente. Si tienes la pieza, mantenlo en lugar fresco y seco; pero si lo tienes loncheado en la nevera se recomienda sacarlo un tiempo antes de su consumo.


2. Comer pocos minutos después de cortarse: hay un norma clara, cuanto mejor es el jamón, más tiempo puede demorarse en ser comido. Pero lo cierto es que una vez se corta en lascas comienzo la oxidación natural y se considera que a los 10-15 minutos alcanza su punto óptimo.


3. Aprovechar para lonchas y tacos: el gran grueso de la pata se dedica a cortarse en lonchas, pero no olvides que ciertas partes pueden ser aprovechadas para convertir en tacos para tus guisos y tapas. Aprovecha bien la pieza.


4. No tirar el hueso del jamón: sacrilegio, ¡y si no pregúntale a la Abuela! Son muy valorados para el caldo y para hacer un buen guiso, así que piénsalo dos veces antes de hacerlo.


5. Servir en plato blanco: puede parecer una cuestión menor pero ni mucho menos lo es. En el plato blanco se acentúan mejor los colores y evita que el jamón se pegue, ¡no nos salgamos de lo clásico!